"Quien ama a las estrellas no tiene miedo a la noche. Ellas están ahí, pero ya nunca las miramos..."

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Silueta de vos.


Oro y Carmín.

¿Capaz o incapaz?

Si tú y yo leíamos miradas…

Por qué dejamos de soñar

¡Siempre seremos niños

Sin patria a la que regresar!

Pero si te pido que vuelvas…

¿Volverás?

No, no lo harás.

Te conozco y no regresarás.

4am y  la ventana sin abrir.

Ha pasado tanto tiempo desde abril…

Que no sé si sigo dentro, o tuve que salir.

Te he buscado en todas mis excusas

y nunca he querido encontrar el valor.

He buceado entre los ojos de las musas

por si en algunos ahogué la inspiración.

¿Dónde fuimos? ¿Quién nos separó?

Entre tantas estrellas hermosas

cuál de todas ellas nos traicionó.

Todo es ya dolor de olvido.

No seremos más eternos,

ni tan solo fugitivos.

No hay juegos inocentes,

ni nunca más limón y sal.

Nos comimos como lobos

por no querer rectificar.

Somos lo que fuimos

y nunca más será.

Yo fui Ave Fénix

Tú, mujer fatal

Yo te quise tanto,

y tú sin despertar.

Adiós digo.

Adiós, te vas.

Wolfgang murió.

Sybille, adiós…

Adiós.


El Guardián.

jueves, 27 de febrero de 2014

"Para que una musa sea eterna debe irse y no volver nunca. Porque el anhelo es la fuente más profunda de inspiración". 

El Guardián.

viernes, 10 de enero de 2014

Desde que te fuiste mis noches son luz de luna a corazón abierto;
y si digo que te busco será porque no me encuentro...




lunes, 1 de julio de 2013

Si podemos definir la palabra "imposible"...



...en el fondo es porque esta es abarcable, finita y ¿por qué no? Factible. Sin embargo nos han educado para creer que "no es posible".
Lo imposible se respira, como el oxígeno que llena tus pulmones o el aire que golpea tu cara.
No ves esas acciones que te hacen creer en lo imposible, pero las sientes. ¿Acaso los sentimientos no son la materia prima con la que construimos nuestra vida?
Tampoco sabes de donde proviene la fuerza que te hace sobreponerte a la enfermedad o a los designios de alguien más poderoso que tú. Pero está ahí, esa es la grandiosidad del ser humano que siempre se sobrepone a la dificultad que le proponen los problemas de su propia existencia.
Mientras haya estrellas habrá un universo hacia el que mirar, infinito, inabarcable y eterno, desafiando al raciocinio, avergonzando el significado de la palabra "imposible".
El reto está ahí arriba y tú formas parte de él incluso antes de existir.
Lucha por ti y los tuyos, al fin y al cabo es lo único propio que tienes, tu vida y la capacidad de amar: tan infinita, inabarcable y eterna como el propio universo. 

El Guardián.


martes, 11 de junio de 2013

De lobos y princesas.


"La lealtad se vende cara, tan cara que hace tiempo que dejó de ser rentable".


El Guardián.

viernes, 24 de mayo de 2013

24M

Me desoigo al raciocinio
aquí tenéis vuestro primer tarado. 
 
Si buscar a las Musas es pecado... 
...Qué bonita redención morir por Ellas.

Vuestra será la empresa,
de vuestra alma la recompensa.

¿Qué me decís?
¿Quedais o venís?


El Guardián.

sábado, 18 de mayo de 2013

De musas y guerra.



Fue una de esas noches de euforia colectiva, cuando algo se retorció dentro, como cansado de negarse a sí mismo durante todo este tiempo.

No había Estrellas, ni sueños. Las ilusiones desparramadas por el suelo, los quebradizos pasos de la Muerte que se acercaba... Una muerte anunciada, por otro lado. Una Muerte que miraba a los ojos tras cada folio en blanco que desechaba.

¿Sabes de esa angustia de saberte perdedor? Con aliento suficiente como para seguir luchando, pero perdedor. Huérfano de toda esperanza de recuperar el don. Como el juguete del niño que demasiado mayor para mirarlo como una nueva aventura, lo aparta a un lado.

Polvo sobre los hombros, demasiado polvo. Qué digo polvo, brasas que agarro con las manos. De querer y no poder, me abrasan sólo de pensarlo. Todo es caos, sin miocardio, todo es culpa, olvido, pérdida. Todo es nada, pudiendo ser todo. ¡Qué lástima! Qué abandonado está el lugar que un día fue trono.

Caí en la cuenta cuando ya era dueño de la más absoluta derrota. Tarde, muy tarde; quizás demasiado... Ahora chirría cada palabra, sin solución posible. El tiempo se encargó de que así fuera.

Corro por los renglones inconexos de esta carta, sin saber muy bien lo que persigo. Tal vez expiar mi culpa -qué se yo-. Pero qué necio, plantando batalla a las musas para capturarlas por la fuerza, y una vez agarradas por el cuello... No hacer más prisioneros que mi desgracia.

Qué pena, qué lástima, ya sin esperanza, con un fusil y una bala, salí al campo de batalla loco por morir. Busqué el valor que me faltaba; más bien el que nunca tuve. Oí chillar la metralla y tres metros más adelante, sentí cómo mi corazón reventaba.

Nunca más volví a ser un héroe.


El Guardián. 

jueves, 28 de marzo de 2013

Marzo

No sé qué murió o en qué momento se extinguió, pero lo hizo...


...Y no sé si volverá.


El Guardián.

jueves, 22 de noviembre de 2012

3:08

Y si veo que tus ojos no se apartan de los míos...
Sabré que al menos a ellos los he convencido.

Yo fui el primer hombre que tuvo el valor de gritar que te amaba,
lástima que recitara los versos...

Con la voz muda, de la mirada.

El Guardián. 

lunes, 4 de junio de 2012



Qué más da confesar que te amaba, si ahora que lo descubro... Mi mundo se acaba... Préstame un mundo. Préstame... 
Tu mirada.

El Guardián.

Instinto.


Si encontrarnos dependiera del azar...
Te propondría olvidar quienes somos
como fugitivos
depredadores
rompiendo las reglas
te devoraría
como olvidando quien soy
y quien no eres tú.
Jugando a no ser nosotros
y por ello siéndolo
gozaríamos de una libertad
que anhelamos en silencio
porque no sabemos ser de otro modo
aunque lo ocultemos tras toneladas de apariencia.

Somos lobos con piel de cordero
yo lo sé
tú estás deseando descubrirlo.

¿Hueles la sangre?
A mi ya me laten las sienes.



El Guardián.

lunes, 23 de enero de 2012

Noble Arte...





... Que me haces igual a todos,
a los grandes y a los olvidados.
Digno de la mayor gloria,
merecedor de la peor condena.
Traes y llevas mi alma de boca en boca
con tu maraña de luces y sombras;
sudor, esfuerzo y recompensa,
como cuando iluminas una cara
y dibujas una sonrisa,
o constriñes un corazón
y lo amordazas a la silla.
¡Oh gran público! Soberano.
Si sientes que soy digno
de cualquiera de tus aplausos
los tomo con la humildad
del que se deja la vida en el escenario.
Mañana no sé quien seré,
si héroe o villano;
cuan refinada será mi verborrea,
o que venganza deberé librar,
en nombre de quien lucho
o que princesa habré de liberar.
Sintiendo amor por tu olor
de terciopelo y ruda madera
he dedicado mis días
a recitar versos,
a describir poesía;
a interpretar personajes
que tal vez me crucé en otra vida.
He visto ya tantas caras difuminadas
por el resplandor de unos focos que nunca se apagan
que no recuerdo si la tuya reía, o lloraba.
Más no ha de importar
si fue sueño o realidad.
Que si “lo sueños, sueños son”,
ni Calderón querría despertar.
Yo ya hice mi elección,
elegí el sueño de la amistad;
el “uno para todos”
lo aferramos a nuestro credo
como planteamiento, nudo y  final.
Y cuando al fin el telón se abra
y todos vean mi estampa
sabrán que más allá del cuerpo
siempre hubo Alma,
la de un niño que quiso jugar a ser de mayor
todos los personajes de su infancia.


El Guardián.

*Pero nada sería sin mis compañeros, sus sueños son parte esa red, que nunca te deja precipitarte al vacío".*

lunes, 29 de agosto de 2011

Elegía de las tres mariposas.

Tres mariposas
el día de tu entierro.
Tres mariposas
bajaron desde el cielo.
Tres mariposas
volaban entre los llantos y lamentos
de los seres queridos,
que al menos por un día,
te quisieron.

Tres mariposas
te arroparon con su vuelo.
Tres mariposas
como tres luceros.
Ya vuelas entre ellas ¡que alegría!
sin caras largas ni desprecios,
se había acabado tu agonía.
Goza del divino don de su compañía
que allí donde vas, ahora, serás estrella y guía.

Tres mariposas
pidieron bajar por ti, 
en un agosto rabioso
que te arrancó la luz del rostro.

Tres mariposas en el frio mármol de la cruz
llevan tu cuerpo glorioso
al encuentro de Dios todopoderoso.

Tres mariposas
guiaban mi pluma.
Tres mariposas
decian llamarse:
Tu madre, tu hermana y tu esposa.


*A la memoria de mi tio.

El Guardián.

viernes, 13 de mayo de 2011

Mirar sus ojos fue...




Sus ojos me hablan
de noches infinitas, de lugares remotos,
de la ausencia del dolor,
de la libertad y el amor.
Mirar sus ojos es incrustarme en su alma
Sentir la necesidad de describir
el primer aleteo de párpados,
que le dedica al alba.
El último guiño,
con que despide la jornada.
Aferrarme a sus pupilas,
Como el que se encomienda a su última esperanza.
Llorar por sus penas.
Sangrar con sus lágrimas.
Caer y levantarme con tan solo una de sus miradas.
Mirarla es aceptar mi pequeñez y mi insignificancia.
Ante obra tan bella, no puedo mas que adorarla.
He decidido quedarme a vivir colgado de sus pestañas,
que cuando quiera morir,
estrella fugaz seré entre sus lágrimas.
Surcaré sus mejillas, como el ancho cielo.
Para desaparecer, llevándome su recuerdo.
Al fin y al cabo, mirar sus ojos fue
como desvanecerse entre brumas verde esmeralda.
Como contemplar el nacimiento de una galaxia.
Mirar sus ojos fue…
Como volver a casa.

El Guardián.

domingo, 8 de mayo de 2011

Todo don, tiene su precio.




Escribir con dolor.
Sentir con las venas.
Estremecerme sin ti.
Morirme de pena.

Me ahogo entre versos.
No pienso, ni siento.
No tuve agallas,
y no la merezco.

Se va su mirada.
Se esfuman sus labios.
Volví y la hice daño.
Otra vez, todo fue en vano…

Y al borde del abismo,
reencuentro en mis lágrimas,
las Musas, los Versos
el Corazón y la Infamia.

Todo lo que soy.
La maldición que me acompaña,
y que no tuve valor, 
a dejar que me abandonara.


El Guardián.